Seleccionar página

¿Quién soy?

Escudo Valores Jmb84

Mis Valores

 

 Pasión, Entusiasmo y Positivo.

 Polivalente, Adaptable y Flexible.

 Trabajo y Tenacidad.

 Conocimiento y Generosidad.

Autoconocimiento personal

Readaptación

Planificación y Prioridades

Trabajo en Equipo

Pasión en emprender

Contenido en Redes Sociales

¿Quién es? Jose Manuel Barrocal

 

La vida a veces se porta bien, y te da una segunda oportunidad para empezar a disfrutar de una vida plena. Empecé con un plan intensivo de ganar dinero, a costa de mi salud, para conseguir unos ahorros y poder comenzar mi segunda aventura empresarial, ya que la primera aventura en el marketing digital no había sido del todo productivo. Me sirvió para aprender a vender, a empezar a gestionar mi tiempo, marcando prioridades en mi vida, a conocer que las empresas funcionan correctamente con sistemas, pero no conseguir desarrollar todo mi potencial creativo y decidí abandonar este proyecto empresarial. Y conseguir un trabajo nutricional, que me generará bastantes ingresos, para luego ejecutar una de las múltiples ideas empresariales que me rondaba la cabeza.

 

Por lo que decidí, coger la oportunidad que se me había presentado en mi vida de trabajo nutricional, y aposté por trabajador de autónomo repartiendo paquetería e ir dedicando 2 o 3 horas del día a aterrizar las ideas que me iban surgiendo en la cabeza. El primer mes, me dedique a conocer mejor mi puesto de trabajo, y decidí posponer dedicarme a mi proyecto de vida, acaba cansado y todavía me suponía bastantes horas de trabajo hasta que fuera cogiendo el hilo al trabajo. Llego el segundo mes, y seguía sin hacer nada de provecho en mi vida, mi cabeza me ponía mil excusas: estás cansado, ya lo harás mañana, aprovecha el fin de semana, así hasta convénceme de seguir sin hacer nada. En el tercer mes, siguieron las excusas, eran más efectivas, porque me tocaba ayudar en el negocio familiar durante los fines de semana, para suplir la baja de un trabajador, seguía además dedicándome a arbitrar los fines de semana mínimo un partido. Por lo cual, acababa la semana un poco exhausto y agotado de energía, como para dedicarme a lo verdaderamente importante que me había marcado en mi agenda. En el cuarto mes, apareció la temporada de eventos, bodas, bautizos y comuniones, para aumentar mi capacidad de generar ingresos, y ya se me había olvidado dedicarme a lo verdaderamente importante, aquí os comento unos de los errores más graves que cometí, no comprometerme conmigo mismo para sacar tiempo para romper el círculo vicioso en el que había entrado de las urgencias, e ir posponiendo lo primordial e importante, aunque dispusiera de más tiempo a diario, al ser cada día más eficiente en mi trabajo nutricional. Pero al no marcarme un plan y unos objetivos, no sabía decir que no a cualquier proposición que me lanzarán mis seres queridos con tal de evitar dar de comer al cerebro, con el pensamiento y el conocimiento, para ir generando nuevas ideas para mi nueva aventura empresarial.

 

 

José Manuel Barrocal naturaleza
José Manuel Barrocal

 

Y como yo no estaba por la labor, la vida decidió pararme en seco, mediante un accidente de tráfico mientras realizaba mi trabajo de repartir paquetería. No recuerdo nada del accidente, el cerebro es tan listo, que se olvidó de cerrar esa sesión y se perdió la información de cómo ocurrió el accidente. Estuve luchando entre la vida y la muerte, durante una semana en una coma inducido, pero conseguí salir victorioso de la lucha por la vida apagando la luz del túnel y apostar por seguir dando un pelín más de guerra a la vida.

 

El proceso de recuperación ha sido largo y con muchas curvas, pero con esfuerzo, paciencia y mucho optimismo por mi parte. Perdí toda mi masa muscular durante mi estancia en el hospital, prácticamente un mes después conseguí salir del hospital en silla de ruedas porque apenas me podía mantener en pie. Me puse como objetivo, llegar a la boda de mi primo en 18 días sin ella, y con esfuerzo y los ejercicios de recuperación que me dio la médico rehabilitadora lo conseguí. No fue completa, porque mi idea principal, era asistir sin el fijador externo que tenía en la mano, pero no conseguí el objetivo, ya que no dependía exclusivamente de mí y necesitaba más tiempo para que los huesos fueran soldando.

 

En esta etapa, decidí apostar todo por mi recuperación como objetivo principal, estando cuatro meses a tope para mi rehabilitación. Aprende a manejarme solo con mi mano izquierda, comer, lavarme los dientes, atarme los cordones, con lo cual, ahora puedo decir que soy ambidiestro. Las noticias iban siendo positivas, día tras día, me retiraron solo el fijador externo, y decidieron posponer la operación un mes, para ver si por si sola y con ejercicios rehabilitadores de mi fisioterapeuta, la mano iba recuperando movilidad. Al mes, fue todo un éxito, gracias a mi capacidad de sufrimiento y soportar el dolor con el fisioterapeuta, mi mano empezaba a progresar adecuadamente y decidieron cancelar la operación. Durante mi estancia, hemos ido dando pasos cortitos para ir afianzando la creación de buenos hábitos, lectura, rutinas de ejercicios, ejercicios extras por cuenta propia, diversión, amistad con los compañeros de residencia, creando una segunda familia en dónde apoyarse con consejos basados en su propia experiencia. En el accidente, se rompió la arteria radial, por lo cual, debía acudir al quirófano, para revertir esta situación. Acudí a médica bascular, me hizo pruebas para ver el riego de mi mano, y se hizo la magia, el cuerpo había conectado los vasos sanguíneos de las arterias y había trazado nuevas conexiones y el riego se había recuperado, con lo cual, otra operación que había evitado.

 

 

José Manuel Barrocal

Conseguí abandonar la residencia, gracias a mi perseverancia y constancia en mi trabajo diario, para ir recuperando mi rutina diaria de la vida. Seguí con mi proceso continuo de recuperación física, para mejorar mi equilibrio y seguir progresando en la movilidad y fuerza de la mano. Me fui aficionando a la lectura, empecé leyendo un libro al mes y gracias a mi hábito de lectura, ahora me devoro un libro prácticamente a la semana. Durante mi recuperación, decidí apostar por mí, cultivando mi conocimiento, formando en nuevas capacidades gracias a la formación online gratuita de Internet, para ir empezándome a conocer yo mismo, y saber a lo que realmente me quería dedicar cuándo acabará mi proceso de rehabilitación.

 

He encontrado mi propósito de vida, y quiero ayudar a personas a encontrar que quieren hacer realmente con su vida, tras sufrir un accidente o un percance en sus vidas. Gracias a mi experiencia vivida y mis conocimientos adquiridos de forma continua, apostar por desarrollar personalmente y profesionalmente a las personas.

 

Mis amigos y seres queridos, destacan como mejor cualidad mía, la resiliencia, tenacidad y compromiso. Mi capacidad de ser positivo siempre, mi fuerza de superación y mi facilidad de ayudar siempre a mis amigos y familiares, destacando mis ganas de progresar y aprendizaje constante, y mi flexibilidad para adaptarme a cualquier problema para encontrar su solución.